394 AÑOS DE FUNDACIÓN DE LA UNIVERSIDAD MAYOR, REAL Y PONTIFICIA DE SAN FRANCISCO XAVIER DE CHUQUISACA

El primer planteamiento formal del que se tiene noticia para la fundación de la Universidad de La Plata, es el que hicieron de manera conjunta en 1600   la Real Audiencia de Charcas, el Obispo Alonso Ramírez de Vergara y el ilustre Cabildo de Justicia y Regimiento.

En 1608 el canónigo de Charcas Felipe de Molina degran espíritu altruista, donó su casa y biblioteca de 515 volúmenes para la “Universidad que se quiere fundar en esta ciudad”. En 1613 la Audiencia de Charcas reitera el pedido de que se erija una Universidad en su territorio para la enseñanza de las ciencias.

En los acuerdos de la Real Audiencia de Charcas, sección de Servicios y Méritos de los años 1582 y 1693, encontramos varios documentos referentes a la Compañía de Jesús de la ciudad de La Plata y de  sus iniciativas académicas, dicha fuente nos describe  el contexto social y económico en la cual los jesuitas  desarrollaban sus labor religiosa y educativa.
Transcribimos a continuación la información que brinda la Compañía de Jesús a la Real Audiencia sobre la creación del colegio Real San Juan Bautista y la Universidad de San Francisco Xavier en el año 1624.

Finalmente y ante la insistencia de los múltiples pedidos, la Compañía de Jesús adopta la idea de crear un centro de enseñanza superior, actitud que fue decisiva para su consolidación. Después de un arduo trámite los jesuitas obtienen autorización del Papa y del Rey para otorgar grados, esta acción se dio inicialmente en el Colegio Santiago y poco tiempo más tarde, un 27 de Marzo de 1624 se erige la Universidad bajo la advocación de San Francisco Xavier, estableciéndose su patente, vale decir su documento fundacional en los siguientes términos:

CREACIÓN DE LA BANDERA UNIVERSITARIA

Sobre la fundación del Colegio Real y Universidad de esta ciudad

Señor:

De un año a esta parte se ha fundado en esta ciudad con orden del Príncipe de Esquilache, siendo Virrey, un colegio que tiene a su cargo los padres de la Compañía de Jesús autorizándoles con nombre de Real por el título que dicho Virrey les dio, en él se crían y estudian los hijos de los vecinos más honrados de esta ciudad y provincia con la virtud y recogimiento y buena educación que acostumbran a enseñar estos padres a donde quiera que están, teniendo así maestros para la gramática como para las Artes y Filosofía y casos de conciencia y los dichos padres tienen Bula de su Santidad y Cédula de Vuestra Majestad para fundar universidades en este Reino como las unas estén distantes de las otras más de cien leguas, tratan de fundarla en esta ciudad que está distante más de trecientas leguas de la Lima a donde solían viajar a ganar sus cursos y graduarse con muy grandes gastos y probables riesgos de sus vidas por la diferencia de temperatura, los estudiantes de esta provincia y aunque ahora entendemos se ha fundado con el permiso otra Universidad en la ciudad del Cuzco viene a estar a más de ciento cincuenta leguas de esta ciudad y militan casi los mismos inconvenientes por donde reside esta Real Audiencia y Metrópoli de cinco Obispados y que tiene dieciocho leguas  la Villa de Potosí, pueblo tan importante y más  numeroso en gente que todos los demás de esta tierra y así sirviéndose Vuestra Majestad importará mucho la conservación y aumento de dicho colegio y Universidad; guarde Nuestro Señor la católica persona de Vuestra Majestad muchos años, de La Plata marzo 16 de 1624.

El licenciado don Diego Muñoz de Cuellar

(Firma y Rubrica).

Doctor don Jorge Manrique de Lara

(Firma y Rubrica).

El licenciado don Gabriel Gómez de Sanabria

(Firma Y Rubrica)

(Fuente: Servicios y Méritos de la Real Audiencia de La Plata de los Charcas, años 1582-1693.pp. 374, 375)

“En el documento titulado, Patente de la Fundación de la Universidad, el Padre Juan de Frías Herrán, como prepósito provincial de la Compañía de Jesús en el Perú, nombró por Rector de la Universidad al Padre Luís de Santillán y demás catedráticos que darían vida a esta institución educativa”.

“Las primeras aulas de la Universidad de San Francisco Xavier se construyeron en las casas compradas a Martín Barba Berdugo y doña Juana Palomeque de Meneses, y allí el lunes 15  de abril de 1624, se realizó la toma de posesión”.

En 1624 se instituyeron en la Universidad siete cátedras cuyo estudio era progresivo en el siguiente orden: Dos de latinidad, dos de artes o filosofía, una de teología moral o práctica, dos de teología escolástica.

Antecedentes

Cuando en 1574, con el empeño de organizar el Virreinato del Perú, llega a La Plata el Virrey D. Francisco de Toledo trayendo en su séquito como asesores teológicos, a los primeros jesuitas que pisan esta ciudad. Son los padres Jerónimos de Ruíz de Portillo y Juan de la Plaza. Poco más tarde acuden a la ciudad los padres José de Acosta y Luís López que en dos meses de estadía se dedicaron a los ministerios propios de la Orden: prédicas, de los Ejercicios Espirituales, acompañamiento espiritual y confesiones. Luego se trasladaron a Potosí. Ahí formaron un equipo apostólico que dio grandes frutos tanto entre españoles como entre indios, de tal manera que ante el pedido de la población se funda un colegio en 1577. Desde el los jesuitas hacían periódicas visitas a Chuquisaca con el propósito de hacer sus misiones.

Gracias al apoyo del presidente de la Audiencia don Alonso de Cepeda, de los oidores, de ambos cabildos, el secular, el eclesiástico de decididos amigos y salvados los inconvenientes a mediados de 1591, se establece en La Plata el Colegio de la Compañía de Jesús que adoptó el nombre del Apóstol Santiago el Mayor. Una institución que estará marcada hasta el final de sus días por dos principales objetivos: el apostolado y la misión intelectual con españoles, por otra.

Lo que le daba mayor relevancia a los estudios en Santiago, eran las dos cátedras que se ponían al servicio de la formación del Clero de la Diócesis Platense: la de Moral y de Lengua Indígena. Esta última respondía a las exigencias de varias cédulas reales y a lo mandado en los Concilios Limenses que obligaban a los aspirantes al sacerdocio y a los candidatos a los cargos de párrocos o doctrineros a mostrar eficiencia y dominio de las lenguas los indígenas.

En 1607 los colegios “de arriba” (entiéndase de la Audiencia de Charcas) de la Compañía de Jesús del  Perú, presentaron al P. General en Roma un extenso  y muy ponderado postulado para que dichos colegios puedan acoger un noviciado y “estudios” (formación superior) en Artes (Filosofía) y en Teología para los estudiantes jesuitas criollos de la región, y que tengan además, la posibilidad de estar abiertos a recibir alumnos externos. Los fundamentos de su representación se basaban en las distancias que cubrían hasta Lima, que tenía el monopolio de la formación superior, lo nocivo del clima de esta ciudad, y la necesidad de formar profesionales que sirvan a su tierra.

En 1613 en un memorial de la Audiencia ante el Rey para tratar cuestiones de gobierno justificaba la necesidad de fundar una Universidad en la ciudad de La Plata ya que tuvo el acierto en 1606 de hacer que su Obispado se erija en Arzobispado y Sede Metropolitana. Esta iniciativa podría despertar el apoyo de los vecinos y del Arzobispo que verán la necesidad de contar con un centro de formación para los estudiantes del distrito de Charcas y de las gobernaciones del Paraguay y de Tucumán. Así se evitaría su traslado penoso, de 330 leguas desde Charcas y más de 800 lenguas desde Tucumán y Paraguay, hasta Lima donde “con la diferencia de los temples enferman y mueren.”

La oportunidad para tener una Universidad se presentó luego de que, en 1621, cuando el P. Provincial de la Provincia del Perú, Juan Frías de Herrán, antiguo Rector de Santiago, luego de fundar en el Cusco el Real Colegio de San Bernardo y en La Plata, el Real Colegio Convictorio de San Juan Bautista con el fin de acoger a los jóvenes del distrito de Charcas. Posteriormente se iniciaron las gestiones ante el Papa y el Rey con el propósito que la Compañía de Jesús, en sus colegios pueda dar a sus estudiantes grados superiores de Bachiller, Licenciado, Maestro o Doctor.

En el Colegio de Santiago de la ciudad de La Plata se estableció la Universidad que se llamó de San Francisco Xavier: La Universidad de San Marcos de Lima reclamó ante el soberano por la cédula de erección de las Universidades de San Ignacio en el Colegio del Cusco y la de San Francisco Xavier en La Plata.

Habiendo sus reclamos prosperado en una primera instancia ante el consejo de Indias, más tarde el Rey ordenó el cumplimiento de las antiguas cédulas gracias a las gestiones que realizó en Madrid el P. Procurador de la Provincia del Perú Cristóbal García Yáñez a nombre del P. Provincial Juan Frías de Herrán, de los obispos, de los cabildos seculares y eclesiásticos, de las autoridades y de la nobleza de las ciudades de la Audiencia de Charcas (las que eran favorecidas con la fundación).

A partir de entonces, los informes de los superiores de la Compañía de Jesús destacarán la excelencia de los estudios de la Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca y el lucimiento de los actos académicos y tomas de grado similares a los celebrados en la Universidad de San Marcos de Lima o de cualquier Universidad de España.

(Baptista: 2005,120)

(Arízaga, Pacheco: 2005, 25)

“El Rector de la Universidad era el mismo Rector del Colegio de Santiago de la Compañía de Jesús en la ciudad de La Plata, quien “tiene absolutamente el gobierno de la dicha Universidad”. En ausencia de la autoridad rectoral, era Rector de la Universidad el Vicerrector del Colegio de Santiago que hubiera sido designado por el Provincial”.

“Las reglas y constituciones de la Universidad de San Francisco Xavier, eran las mismas que regían para la Universidad de San Marcos en Lima. En virtud a esos documentos, la Universidad gozaba de autonomía total y absoluta con relación al poder temporal”. 

Share This